22 julio 2012

La avispa mamut

Megascolia maculata flavifrons, hembra; supera los 4 cm de longitud.
Casi a mediodía, bajo un sol que hacía luminosas las sombras, las avispas solitarias erraban acechantes entre la hierba dorada y quebradiza. Una diminuta Tachytes rojinegra revoloteaba inquieta en busca de saltamontes. Algo más lejos se escuchaba el zumbido de una delgadísima Prionyx que excavaba en la galería de su nido subterráneo, tal vez deseosa de aprovisionarlo con una buena langosta italiana. A ras de suelo, las hormigas de terciopelo buscaban alguna galería de abeja en donde infiltrarse, mientras sus machos de alas oscuras libaban en las flores de una alfalfa ya medio seca. Y entonces toda mi atención de repente fue a parar a un zumbido casi monstruoso que se impuso al canto de las cigarras en las encinas, y apareció volando un insecto enorme, la mayor avispa de Europa: Megascolia maculata flavifrons. Con una envergadura más propia de un pequeño pájaro que de un insecto, Megascolia prospectó el erial y pronto se marchó rumbo a un olivar cercano. Pensé saber el motivo, y recordé la vieja historia que Fabre escribió, hace más de un siglo, acerca de este coloso de los insectos al que los ingleses llaman "avispa mamut".

Larva de escarabajo lamelicornio (familia Scarabaeidae).

Por entonces Fabre la llamaba Scolia, como a otras avispas menores de su misma familia (Scoliidae). A lo largo de unos 50 años, el maestro de la Provenza pudo reunir suficientes observaciones sobre las Scolia como para reconstruir cómo vivían. Descubrió que las hembras excavan en la tierra suelta en busca de larvas de escarabajos, y que estas larvas eran invariablemente de lamelicornios, como la cetonia (familia Scarabaeidae). En su mundo subterráneo, la avispa paraliza a la larva de un certero aguijonazo tóxico, para después depositar cuidadosamente un huevo sobre ella. Acto seguido se marcha abriéndose paso a través de la arena, en busca de otra larva. Y cada una de las larvas paralizadas servirá de alimento para una futura avispa excavadora, que emergerá del suelo en verano, manchándose de las pequeñas motas minerales que pusieron a Fabre en la sospecha de sus hábitos zapadores.

Siendo nuestra "avispa mamut" la mayor de las Scolia de Fabre, es lógico que su víctima haya de ser el mayor de nuestros escarabajos lamelicornios, y así lo confirmó Carlo Passerini, que en 1840-41 vio cómo las hembras de Megascolia se internaban en las arenas tras las enormes larvas del escarabajo rinoceronte. Este escarabajo, Oryctes nasicornis, es común en los olivares del Campo de Montiel, donde su larva se desarrolla entre la tierra mezclada con restos de madera y hojarasca al pie de tocones añosos de olivo. De modo que la Megascolia que observé aquel día parecía saber perfectamente adónde debía ir, como si la guiase a los olivares un sexto sentido que debe de ser en realidad un finísimo olfato, o el reconocimiento visual del hábitat de su presa, o ambas cosas, supersentidos que se desarrollan cuando la evolución ata unas especies al destino de otras. La gran avispa se ha liberado de tener que competir por las presas con otras avispas similares, ya que se dedica en exclusividad a una especie de escarabajo que las demás evitan, por lo que sabemos. Pero si ese escarabajo se extingue, cae también la "avispa mamut". Así, para bien o para mal, la mayor avispa de la cuenca mediterránea depende totalmente del mayor escarabajo.

Más sobre las avispas Scolia en los Souvenirs Entomologiques de Fabre, y en el Vol. 10 de Faune de France (Berland, 1925), que podéis descargar gratis del enlace que figura en la columna lateral del blog.

13 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Llevo dos años viéndolas con asiduidad en el jardín durante el mes de junio. Sin embargo, como muchos otros insectos, este año no he visto ninguna. Curiosamente tampoco nunca he visto ningún escarabajo rinoceronte en la zona. No abundan los árboles viejos con zonas descompuestas donde puedan vivir sus larvas.
Saludos

El Naturalista dijo...

Este año ha sido funesto para muchas especies, sí. Lo raro es lo que comentas sobre no haber visto a sus presas. Tal vez se alimenten de más especies aparte del escarabajo rinoceronte, y aún no lo hayamos descubierto. Aunque, con el calibre de la avispa, no se me ocurren muchos candidatos a presas... ¿ciervos volantes, tal vez? Ahora recuerdo que alguien los sugirió como posibles víctimas de Megascolia, sin ningún dato concreto. Ya nos dirás, Jesús. Saludos naturalistas.

El Naturalista dijo...

O tal vez las "avispas mamut" que van a tu jardín llegan atraídas por las flores, utilizando la zona sólo para repostar combustible, y yendo a otras zonas a por presas... ¿quién sabe qué distancias puedan recorrer estos avispones?

Jesús Dorda dijo...

Efectivamente, al jardín vienen a las flores, sobre todo las he visto en la hiedra. Yo tengo unos cuantos troncos y restos de poda amontonados y medio enterrados en un par de rincones del jardín para crear madera en descomposición y favorecer la presencia de escarabajos, pero no he visto a estos avispones buscar en su entorno, solo en las flores.
Me temo que tendré que esperar al próximo año para investigarlo.
También han faltado este año las abejas Osmia, que suelen ser muy abundantes.

Enrique Luengo, geógrafo. dijo...

Hola Naturalista, quería saber si esta avispa es el famoso avispón. El sábado dormí bajo un nido suyo (afortunadamente tras la madera de la persiana) y en una piscina (en el Valle del Tiétar) eran la pesadilla del socorrista. Algunas superaban los 5cms.
Enhorabuena por el blog

El Naturalista dijo...

Bueno Jesús, a Fabre le llevó 50 años, así que no será tan raro tener que esperar un año más.

Hola Enrique, te comento: el avispón es otra especie, no esta. Los avispones son grandes avispas sociales, y se clasifican como Vespa crabro dentro de otra familia diferente. Ahora bien, si realmente superaban los 5 cm entonces no sé qué podían ser, porque los avispones sociales como mucho alcanzan unos 3,5 cm. Saludos naturalistas.

fernando dijo...

En la zona de Cerro del Hierro (P. N. Sierra Norte e Sevilla) Este gran avispón es frecuente en junio libando flores de Ruda Ruta montana. Saludos, y mis felicitaciones por este blog

El Naturalista dijo...

Yo las he visto libando clemátides en Los Batanes (Alcaraz), pero no creo que sean polinizadores muy efectivos de ninguna planta. Aunque tienen pelos, apenas veo que retengan polen, como las abejas. Pues fíjate, ya tenemos dos flores a las que son aficionadas las avispas mamut. Del mundo de las raíces cuando larvas al mundo del sol cuando son adultas... Saludos naturalistas.

braulio dijo...

Hola, espero que puedas ayudarme, podrias identificar un insecto volador, con alas de moscardon, pero el doble de grandes,cabeza de abeja, mismo color con aguijon retractil y cuerpo con forma de abeja pero con los colores negro y amarillo en franjas de una avispa???????GRACIAS

El Naturalista dijo...

No podría sin una foto, que si quieres puedes mandarme al correo que figura en la columna lateral del blog. Saludos, braulio.

braulio dijo...

Podria hacersela con el movil...pero no sabria mandartela, mi movil es de cuando los insectos dominaban la tierra, y no tengo ni se usar tecnologia como para mandartela...en fin, si con los datos que te di, pudieras hacer un dibujo???
Gracias de todas formas.

El Naturalista dijo...

¿Un dibujo? Como no sea... yo qué sé, ¿Volucella zonaria? ¿Eristalis? Pero no tienen aguijón, son moscas. Si no son esas dos, lo siento braulio pero a saber qué bicho sea...

Braulio dijo...

Viendo fotos por internet la candidata, al 90% seria la Volucella zonaria, pero con aguijon.Con un tamaño de entre 2 y 3 cm de largo y uno de ancho por la parte mas gruesa,y por cierto, el aguijon lo tenia en la boca, podria haberlo confundido con otra cosa????
Por otra parte es la primera vez en mi vida que las veo, y hablando con vecinos, pasa lo mismo, a que se puede deber, que ahora ronden por esta zona????