19 octubre 2010

Terciopelo rojo

Vamos adentrándonos en el otoño, y en nuestro monte, sobre la tierra empapada, entre la hojarasca, crecen setas y pululan seres diminutos, como los colémbolos saltarines. Pese a su tamaño minúsculo, los colémbolos no escapan a una de las reglas no escritas para los animales, el comer y ser comido. Igual que los antílopes son cazados por el leopardo y las focas por el oso polar, los colémbolos tienen a su propio gran depredador: el ácaro rojo de terciopelo (arriba). Este arácnido, de aspecto verdaderamente aterciopelado bajo la lupa, que con su color rojo advierte de su posible toxicidad, apenas mide tres milímetros, apenas puede corretear sobre sus largas patas, y su vista es tan mala que necesita tantear su camino constantemente, usando para ello su largo par de patas delanteras como un ciego con dos bastones, pero en su mundo el ácaro rojo ocupa una posición ecológica similar a la de un león o un águila - salvando diferencias tales como que el ácaro también come huevos de insecto. Sin embargo, los animales tan pequeños como este ácaro tienen abiertas muchas más posibilidades que los grandes vertebrados, maneras de vivir que serían imposibles para aves y mamíferos. Lo podemos comprobar una tarde de agosto, cogiendo algunos saltamontes y examinando sus alas. No será raro encontrarlas plagadas de motas rojizas, que a través de la lupa revelarán ser larvas de ácaro, fijadas por la boca a las venas de las alas del saltamontes, alimentándose del fluido que las recorre, la hemolinfa. A su manera, los insectos también albergan "piojos". Cuando esas larvas crecen, después de mucho saltar a bordo de su hospedador, se sueltan y se transforman en el animal del dibujo, similar a una araña escarlata pero con ese aire primitivo de los ácaros. No en vano los ácaros se cuentan entre los primeros animales que se adaptaron a la vida en tierra firme, hace más de 400 millones de años. Mucho tiempo después, la evolución produjo a los saltamontes, y sólo entonces pudieron aparecer, a su vez, los ácaros rojos de terciopelo. Lo caminos de la evolución son largos y tortuosos, pero los de la fauna diminuta pueden ser asombrosamente distintos de los que han seguido los grandes animales.

Más sobre los parásitos de los saltamontes en Faune de France - Ortoptéroïdes (Chopard, 1951), descargable desde el enlace que proporciono en la barra derecha del blog.

17 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Cuando era un crío me dejó alucinado una ilustración en la que aparecía un gran escarabajo cerambícido bajo cuyos élitros habitaban acaros que a su vez eran depredados por pseudoescorpiones.
Puede que ahí empezase a interesarme por las relaciones entre parásitos, depredadores y hospedadores.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Apasionante relato...pero ¿Cómo consigue un ácaro cegato que se vale de sus patas para tantear el terreno capturar a los saltarines colémbolos? ¿O se trata de colémbolos algo torpes?
Saludos Naturalista.
(Aguardo impaciente...)

El Naturalista dijo...

Menuda imagen debió de ser, Jesús; eso de ver muy cerca unos de otros a los animales que integran una red trófica siempre impresiona, no me extraña que lo recuerdes. Un saludo.

El Naturalista dijo...

Bueno, Fcº Javier, te revelo mis fuentes: Hesse (el que cito en el post anterior) cita trabajos en los que se enumera a los colémbolos como presa de los ácaros depredadores, y a eso uno el que yo personalmente he visto a colémbolos y ácaros de terciopelo peligrosamente juntos al levantar alguna roca en tiempo húmedo, así que supongo que les dan caza aprovechando que, entre los resquicios roca-suelo, los colémbolos no pueden saltar. Lo cual acarrea la pregunta de por qué se meten ahí, ¿quizá sean recién nacidos, o refugiados de las inclemencias? Ni idea. Cuando uno abre la puerta, parece como si las preguntas se colasen y se multiplicaran... Saludos, naturalista.

Anónimo dijo...

Tengo una plaga de ácaros rojos en casa. Llevamos dos meses luchando,caminan por las paredes interior y exterior. Nunca habiamos visto estos bichos por Canarias y no sabemos cual es el origen y como se han introducido en el terreno que nos rodea. Los tenemos por azoteas, tejados entran por debajo de puertas y ventanas. he puesto insecticidas diversos, acaricidas y siguen apareciendo. hoy me gasté 180€ en una empresa que me fumigaron las paredes y huecos de ventanas. me gustaría saber cual es el origen de todo estos ácaros y si se relacionan con algunas plantas como las de la mariposa monarca,el árbol del KaKi que tenemos en el jardín No se, estamos desesperados............saludos. SAULO

El Naturalista dijo...

... Vaya, impresionante plaga la que tienes ahí liada. No creo que sean ácaros de terciopelo sino ácaros de otra clase, no depredadores, porque describes demasiados para estar alimentándose de otros animales pequeños. Su resistencia a los insecticidas sugiere que llevan años evolucionando maneras de resistir a los antiplagas, así que mi mejor conjetura es que tienes una plaga de algún cultivo. Me gustaría poder decirte algo más, pero no sé lo suficiente para afinar el diagnóstico... Suerte y espero que nos mantengas informados, un saludo naturalista.

Anónimo dijo...

Hola naturalista, tengo que comunicarte que si son ácaros de terciopelo y que los tengo muy bien observados despues de tantos días con el problema. También encontré en internet la relación de estos ácaros con las gallinas,ya que éstas son portadoras de éstos parasitos cuando son larvas y luego parece ser que se desprenden y continuan comiendo materia orgánica en la tierra.
Puede que éste sea el origen del problema, ya que desde hace algunos años pululan libremente gallinas de raza inglesa sin dueño, que crían y se alimentan por los terrenos cercanos al nuestro. Ojalá sea ese el origen del problema y es posible que estén infectadas. También es cierto que cada vez se ven menos por aquí merodeando.
Gracias por contestarme. Saludos.
P.D. La empresa fumigo anteayer y sólo he vuelto a ver unos pocos muy localizados en el techo de un cuarto de estudio.

El Naturalista dijo...

Hola, ¡vaya novedades! Mira este enlace porque tiene toda la pinta de ser un ácaro rojo pero no de de terciopelo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Dermanyssus_gallinae

Si es así, desde luego es fácil confundirlo con un verdadero ácaro de terciopelo, pero por lo que veo es más bien una garrapata en miniatura. Puede que la clave esté en las gallinas, entonces. Otro ejemplo más de que los pequeños detalles, como el de las gallinas, pueden dar la clave para entender una plaga o cualquier otro acontecimiento de la naturaleza. ¡Un saludo, suerte y atento a las gallinas!

Anónimo dijo...

Hola de nuevo sr. naturalista. Puedo asegurar y aseguro que es le de terciopelo. El de las gallinas lo descarto, porque no tiene esa forma. El de por aquí es como el de la ilustración de tu blog. Me gustsría saber de que manera se ha introducido en esta zona, ya que en las parcelas próximas no hay. En los 47 que tengo jamás había visto nada igual.
Saludos cordiales.

El Naturalista dijo...

Vaya, pues si descartamos a las gallinas entonces mi opinión sobre el asunto vuelve a ser la inicial, pero si son ácaros de terciopelo, como aseguras, entonces no tengo ni idea de qué pueden pintar por allí. Sólo puedo remitir a un experto mundial en ácaros: Luis Subías, de la Universidad Complutense de Madrid, es una excelente opción, el e-mail seguro que aparece en la web de la facultad de biología. Suerte, y por favor coméntanos en qué queda todo esto porque yo tampoco he visto, ni oído, ni leído jamás algo igual. ¡Saludos naturalistas!

Anónimo dijo...

Hola, interesante el ácaro éste. Soy de Tenerife y llevo tres años luchando contra este bichito. Al principio (ignorante de mi) pensé que si serían crías de garrapatas, hace unos días un amigo al que le mandé la foto me confirmó el tipo de ácaro que es y vaya, ahora que llovió algo vuelve a salir el bichito. Lo tengo en la azotea, por todo el alrededor y me han entrado para una habitación. Realmente me tiene desconcertada porque nunca había oído hablar de este ácaro y mis vecinos no se quejan de tenerlo. He probado de todo para acabar con la plaga y lo que me funcionó el año pasado fue un sobre (no recuerdo el nombre) de polvos que mezclabas con agua y a pulverizar por todos lados, si se que era contra las garrapatas, que aún así de vez en cuando veías alguna. He leído que están en las cortezas de los árboles, pero es que yo no tengo árboles, ni gallinas cerca como se nombra en un comentario. De verdad que ya lo que estoy pensando es en avisar al departamento de medio ambiente o sanidad del ayuntamiento y que fumiguen, porque otra no se me ocurre. Si alguien sabe como acabar con la plaga que me diga. Muchas gracias de antemano. Un saludo!!

Anónimo dijo...

Soy de Tenerife y tengo el mismo problema. Existe alguna solución o manera de erradicarlo. Muchisismas gracias.

Anónimo dijo...

Hola Anónimo, soy la de Tenerife que esperaba una respuesta y que no sabía si llamar al ayuntamiento. Te diré que en la página de internet del ayuntamiento al que pertenezco encontré el buzón del ciudadano, les envié un correo ayer contándoles brevemente la odisea y a espera de que me digan algo o con quién ponerme en contacto. Así que desde que sepa algo te cuento. Un saludo!!

Anónimo dijo...

Hola de nuevo! La contesta que me dan desde el ayuntamiento es que ellos pueden mandarme una técnica de medio ambiente y darme las pautas a seguir, de la misma forma también me dicen que la actuación de esta técnica correrá a cuenta mía, cosa que veo lógica siempre y cuando la raíz del problema a tratar sea mía, pero y ¡si no es mi problema qué!. En lo que esperaba la contesta del ayuntamiento seguí averiguando algo más y me han recomendado un veneno ecológico, que sirve para acabar con la dichosa plaga y demás bichitos inoportunos. Apostaré por eso antes que decirle a la técnica del ayuntamiento que venga. Si el ayuntamiento está falto de dinero no voy a ser yo quien ayude a llenar las arcas. De todas formas si alguien tiene algún otro remedio que por favor lo comente. Espero de haber sido de ayuda. Gracias!!

Anónimo dijo...

Sin duda es el de terciopelo, tengo el mismo problema, vivo en un ático y tengo una chimenea para hacer fuego, este invierno fui a buscar troncos porque donde vivo habían caído muchos arboles. Tonto de mi porque esos arboles estaban plagados de larvas de esos ácaros, ahora todo mi patio por todas las paredes y el suelo ( donde da el sol ) están estos bichos correteando y reproduciéndose sin parar, son hermafroditas y hembras lo cual es alucinante. No se que hacer para erradicarlos e probado varias cosas y espero que algún experto se ilumine y nos de una buena solución

muchas gracias !

MON dijo...

Hola, a mi me pasa igual. Vivo en Algeciras y vivo en una casa plagada. La azotea está llena de estos bichos y lo peor es que entran en casa por el lavabo del baño! Tengo un naranjo y ya está, porque ni cesped. Les gusta la humedad y el calor. No sd qué hacer, he probado con insecticidas específicos pero no vale de nada.

Elvira Lopezosa dijo...

Hola. Soy extremeña y aquí también hay esa plaga. Llevamos como tres primaveras que aparecen y no conseguimos matarlos. Cuando llegan los calores fuertes del verano desaparecen. Al principio creíamos que morian achicharrados, pero ahora creo que se esconden, porque cada año hay más. El primer año sólo estaban en la azotea, este año ya se pasean alegremente por las ventanas, padres del edificio ( por fuera) portal, acceso a cochera...
Por favor, si alguien de los del 2010 encontró remedio, que lo diga...